No es amor, es obsesión

Barcelona, año de nuestro señor 2017. Una oscura amenaza planea sobre nuestra ciudad. Un gobierno municipal que ha sido asaltado por unos peligrosos rojos. Su maléfico plan: destruir la ciudad con el instrumento más diabólico y maquiavélico que existe: El tranvía. Y sólo un hombre puede salvarnos a todos. Él es el elegido. El justiciero del transporte público. El azote de los que osan poner unas vías al aire libre, donde todos pueden verlas, como unos genitales descubiertos sin vergüenza alguna. Él es: Quim Forn.

Lo que podría ser una gran película (o no) en realidad no es más que otro capítulo más en la zarzuela de la Diagonal. Después del “estudio que desmiente el estudio”, ahora supondremos que ha tocado la “charla que desmonta la charla” o algo así. Para este fin Quim Forn se ha rodeado de algunos afines en su quimera y con unas diapositivas llenas de faltas de ortografía de fondo lo ha dado todo para intentar convencernos de que el tranvía es mala idea, y que mucha mejor idea es un bus. Bueno, un bus eléctrico, que ya se sabe que tiene cualidades mágicas por ser eléctrico.

No se ha ofrecido ni grabación ni transcripción de esta charla, pero el sr. Forn tuvo la bondad de mencionar algunso de los potentes argumentos en su Twitter. Por ejemplo: “#AlbertGragera: La millora de la nova xarxa de bus és una opció eficient suposaria una inversió menor a la del #tramvia.” Ahhhh (como diría Monegal), que buen argumento: Gastar menos dinero y en otra cosa es una “opción eficiente”. Me gusta. Porque no dice que sea “mejor” que el tranvía, ni que viene a solucionar los mismos problemas. No. Simplemente dice que sería una “opción eficiente”. Es un poco como si voy a comprar un kilo de tomates y me dicen “Oiga, pero por la mitad del dinero le doy dos cebollas, que estan de oferta.” Hombre, es bueno saber que hay cebollas de oferta, pero con esas veo difícil hacer una salsa de tomate. Lo mejor del argumento es su completa falta de especificación: ¿De cuanta inversión hablaríamos? ¿Cuanto sería el beneficio? ¿Como se contabiliza ese beneficio como para compararlo con el beneficio del tranvía? ¿Esta mejora supondría hacer llegar la Nova Xarxa Bus hasta los 8 municipios a los que llega el tranvía? Lo único que faltaría por saber es si ese mismo argumento lo harían valer el sr. Forn o el sr. Gragera para la L9. Que, considerando que la unión de los tranvías cuesta aproximadamente lo que una parada de la L9, imagínense la pedazo de red de bus que tendríamos si dejamos de hacer la L9. Capaz de que nos podríamos permitir buses voladores y todo.

Otro magnífico argumento, también de la cantera del sr. Gragera: “#AlbertGragera: Els estudis d l’@bcn_ajuntament x buscar la millor alternativa d connexió de la Diagonal no tenen en compte el #buselèctric.” Este argumento es para ponerlo en un pedestal. Porque ha conseguido meter no una sino DOS completas falsedades: Primero, los estudios por supuesto que tuvieron en cuenta el bus eléctrico. De hecho, a diferencia de esta presentación (con sus faltas de ortografía), esos estudios están disponibles en la web del ayuntamiento, y se puede observar claramente que se toma en consideración la opción del bus. Y luego esta este magnífico concepto que se acaba de sacar de la chistera el sr. Gragera: “connexió de la Diagonal”. Magnífico. Que les den Morcilla a los municipios colindantes. Jodidos pueblerinos, acaso se han creído esos plebeyos que merecen que el lujoso y aristocrático transporte público de la gran Barcelona sea ensuciado por su repugnante presencia? ¡Ja! ¡Ilusos! Superando las ironías, esto de hablar de “connexió de la Diagonal” parecería una broma si no fuera porque parece que esta gente realmente nos toman por así de gilipollas. Esta manera de sobrecompensar el disimulo de que el tranvía conecta varios municipios versus un bus que sólamente recorra una avenida es realmente la mejor muestra de las intenciones de esta gente, que buscan centrar el enfoque únicamente sobre Barcelona como fundamento básico de toda su argumentación.

Los otros argumentos se repiten un poco. El sr. Julià Cabrerizo también remarca que el tranvía no hace falta, sino que “el que cal és gestionar amb intel·ligència la nova xarxa d bus” (eso que al parecer el sr. Forn no supo hacer en los cuatro años que tuvo como presidente de TMB). De nuevo, es fantástico como no se molestan en especificar. Porque si lo hiciesen quizás toparían con unas realidades bastante más incómodas, como que la mayoría de derroteros troncales ya tienen carril bus, y que el diseño de éste, cuando tiene un ancho suficiente que no siempre es el caso, ha topado con sus limitaciones prácticas y se requeriría de intervenciones de mayor calado (separación física, viales bus, prioridad semafórica, entrada por todas las puertas, …) y sobre una gran extensión de red como para que el sistema en su globalidad aumente notablemente la calidad del servicio. Porque con el tranvía hablamos de un sistema que ya funciona bien donde está implementado, y la actuación se limita a 3,8 km (+ reforma urbanística) que cambiarían completamente el concepto de funcionamiento del tranvía de un sistema de aportación al Metro a un sistema transversal, lo cual en sí ya sería una enorme mejora de la movilidad para la población beneficiada, siendo el servicio a lo largo de la Diagonal un añadido a todo ésto. Con la red de bus hablamos de una red que tiene cientos de kilómetros de extensión y que tiene problemas e insuficiencias repartidas por toda esta red en mayor o menor medida. No es por decir que haya que dar el bus por un caso perdido, todo lo contrario, simplemente dejar claro que hay que ser un zoquete para creerse esta milonga, repetida ad absurdum por los circulos alrededor del sr. Forn, de que con cuatro duros el bus mejorará increíblemente.

Ahora, nuestro argumento favorito lo podemos ver en una de las magníficas diapositivas que han acompañado la charla. Reza: “Diagonal no pot ser una travessera per anar en cotxe (ni Aragó ni Gran Via) a través del centre ciutadà [sic]”. Es realmente fantabuloso. Aquí han estado dandonos la tabarra con que se colapsará el tráfico, de hecho el tuit anterior del mismo sr. Forn incluye una gráfica donde se alega que uno de los problemas del tranvía es que colapsa el Eixample, pero no, resulta que estos señores estan tan pero que tan comprometidos con la movilidad sostenible que han decidido que se tienen que acabar estas vías rápidas urbanas cuanto antes. ¿Como se debe entender esto? ¿El tranvía colapsa el Eixample pero el bus no, pese a que el bus requeriría, idealmente, más afectación a las fases semafóricas por su mayor frecuencia? De nuevo el sr. Forn opta por tomar por gilipollas perdidos a los plebeyos que se suponen tienen que votarle a él y su partido. La máxima ironía es que los estudios del ayuntamiento, esos que según el sr. Gragera no tomaban en consideración el bus, concluían justamente que el bus sería menos efectivo, porque requeriría la reducción de un carril (versus dos el tranvía), pero que supondría una menor descongestión por su menor capacidad, y menor cobertura (10 km de Diagonal contra 33 km de tranvía si se unen las redes por Diagonal).

Si las citas más celebres de esa charla que se han publicado por Twitter son de este nivel, sólamente se puede asumir que la presentación en su totalidad debe haber sido poco más que un hazmerreír. Pero quizás eso ya sería obvio viendo la enfermiza obsesión que ha adquirido el sr. Forn con su ridícula propuesta de bus eléctrico. Ridícula porque no propone otra cosa que una vil línea de bus como cualquier otra pero intenta convenver a los tarados de que es algo más porque los buses son “eléctricos” (cuando, para colmo, eso excluye la posibilidad de utilizar buses biarticulados como los de la Gran Via, al no existir versiones a batería de un bus de ese tamaño). Y claro, uno podría decir “bueno, pero vosotros también sois unos plastas con la defensa del tranvía.” Y es cierto. Lo somos. Pero hay una pequeña diferencia: La defensa del tranvía defiende hacer algo, tomar una medida relativamente innovadora de trazar un tranvía por el centro de Barcelona. La propuesta del sr. Forn y sus afines, en cambio, se basa en no hacer nada, o en todo caso hacer lo mismo de siempre que sería una línea de bus como las hay a mansalva en Barcelona (y que por momentos cumplen bien su función, por momentos no tanto).

La idea de montar toda una charla, de encargar estudios, hacer campaña en contra de la implantación de un tranvía es que sólo puede tildarse de infantil. Tendría sentido si de alguna forma se tratara de una idea completamente estrafalaria, algo realmente alocado, como un monorraíl elevado por el medio de la Diagonal, o un teleférico sobre el Pg. de Gràcia, o una autopista subterránea entre Sarrià y el centro de Barcelona. Pero no, no es nada de eso. Hablamos de un tranvía, algo que se ha llevado a cabo en cientas de ciudades en Europa y en el mundo, que se sigue haciendo en muchísimos sitios, y con un track record realmente excelente de muchísimos casos de éxitos, y poquísimos casos de fracaso. ¿Por qué el sr. Forn tiene esta obsesión con hacer una gran campaña para que no se haga algo? Si es que incluso nuestros tranvías aquí en Barcelona han sido un éxito. El TramBaix tiene muy buenos niveles de demanda, y el TramBesòs, más castigado por la falta de conectividad al tener una función menos suburbana y más complementaria al Metro, también da cifras muy aceptables, no al nivel de su hermano del Llobregat, pero decentes, y que mejorarían con la conexión. Es decir, la argumentación del sr. Forn se resume en:

“Aunque el tranvía ha sido un éxito a pesar de la implantación incompleta, precisamente la unión por la Diagonal será el tramo que empiece a dar problemas, problemas de una índole que un bus no iba a generarlos. Además el coste de la unión de los tranvías se puede comparar con el de una línea de bus que recorra la Diagonal, sin importar que el tranvía conformaría una red de 33 km repartida por 9 ciudades, y el bus sería una línea de unos 10 km en una ciudad.”

Por el amor de dios alguien déle una medalla a este señor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s